Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Buenos deseos para este 2023… ¿son suficientes?

Pablo Fuenzalida
2 minutos

El Mercurio de Calama | 25 enero, 2023

«Si quieres que tú y tu empresa logren que sus deseos se hagan realidad, define tus principios guía a la luz de los valores».

Hace unos 5 años atrás, al cierre de un año e inicio de otro, se viralizó un video de Yolanda Sultana, conocida astróloga y tarotista, y su mensaje central era «que los vaiga bien». Del video pasamos al emoticón, siempre conectados con expresar buenos deseos y poner energía positiva para que lo que queremos que pase… pase.

Los seres humanos somos seres de ritos, da lo mismo el origen, raza o credo, tenemos ritos y uno de ellos es, al inicio de un año, desearse éxito, que sea un buen año, que tengamos salud, trabajo, amor, etc. Pero ¿es suficiente la expresión de nuestros deseos? Evidentemente no.

Si queremos que el 2023 sea «bueno» para nosotros, para la región, necesitamos transformar nuestros deseos en propósito, este en objetivos, y finalmente en planes. Hasta aquí, seguro, ninguna novedad. Esto lo hacen la gran mayoría de las empresas. Pero ¿dónde está la diferencia? Más allá de las circunstancias externas que nos afectan y requieren de nuestra flexibilidad y adaptabilidad, la diferencia está en nuestra capacidad de tomar buenas decisiones en entornos con altos grados de incertidumbre.

Las empresas y los emprendimientos exitosos son aquellos que tienen definidos sus principios guía que los orientarán cuando necesiten tomar decisiones rápidas que los conduzcan a alcanzar sus objetivos.

Por ejemplo, un principio guía podría ser: «Nuestras decisiones tienen que siempre tener un impacto positivo en lo social, medioambiental y en lo económico». Es un principio que nos orienta en los momentos difíciles y evita que nos perdamos al tomar decisiones.

Las mineras -y las destaco por ser importantes en la región- tienen un principio guía clave: «Tu acción debe ser segura ante todo». Este principio ha orientado inversiones, tiempo y esfuerzo para lograr una minería segura.

Los valores de la empresa son fuente inspiracional de los principios guía y, tal como lo indicara Carolyne Taylor en su libro «La Cultura del Ejemplo», los valores reales de una empresa son en los que invertimos tiempo y dinero para alcanzarlos, no aquellos de la declaración que está colgada en alguna pared de la empresa.

Estamos partiendo un año difícil, todos venimos escuchando lo mismo. Si quieres que tú y tu empresa logren que sus deseos se hagan realidad, define tus principios guía a la luz de los valores. Así harás la diferencia y lograremos juntos «que los vaiga bien».