Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Cero tolerancia con lo inaceptable

Equipo Dinámicas Humanas
2 minutos

Por Pablo Fuenzalida, Socio Fundador de Dinámicas Humanas

La cultura organizacional es la forma de ser y actuar de una institución y es clave para alcanzar resultados sustentables en el tiempo. Más allá de las declaraciones emitidas por una organización, lo cierto es que reconocemos la cultura como la forma en que una compañía resuelve sus actividades de forma cotidiana.

En nuestro trabajo con empresas nos ha tocado presenciar lo que hemos llamado ‘incidente de alto potencial cultural (IAPC)’, esto es: cuando estamos en presencia de una acción inaceptable que compromete en el corto o largo plazo nuestros desafíos, y que los equipos permiten sin tomar acciones al respecto.

¿Por qué LA PC?, porque en seguridad, cuando ocurre un incidente de alto potencial (que tiene la potencialidad de generar una lesión grave), la producción se detiene al instante, se crea una comisión investigadora, se aprende, corrige o impulsan las medidas necesarias para asegurar que no tendremos en el futuro algo que lamentar. En las dinámicas de equipo no hay riesgo vital, pero sí hay riesgo de sustentabilidad y logro de objetivos. Sin embargo, en muchas empresas no pasa nada, o pasa muy poco, frente a hechos inaceptables.

En jerga empresarial usamos el término inglés accountability para referirnos a la capacidad de una persona de sentirse responsable de lo que ocurre en su equipo, área y empresa. Cuanto mayor es esa capacidad, más confianza tenemos de que esa persona logrará sus resultados.

Pero ¿comprendemos cuán responsables somos de la cultura de nuestra empresa? En nuestra experiencia, miramos muy poco a la cultura como un aliado para alcanzar nuestros objetivos, puesto que estamos sumergidos llevando adelante tareas y reuniones. Esa falta de observación genera también una propia cultura porque las situaciones que creamos, provocamos o permitimos muestran lo que es aceptable y lo que no.

Cuando quienes ejercemos liderazgo no hacemos nada frente a un hecho inaceptable estamos permitiendo un incidente de alto potencial que podría propiciar una cultura que obstaculice el logro de objetivos. Hoy más que nunca, con los desafíos que trae aparejados la pandemia, requerimos culturas más empáticas, innovadoras y adaptativas. ¡Y todos somos responsables de crearlas!

Columna de opinión publicada en El Diario de Atacama, lunes 12 de octubre de 2020