Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Cómo hacer un balance de cierre 2022 y partir el 2023 con el viento a favor?

Ana María Cortés
2 minutos

Si pensar en los últimos meses del año te genera más depresión que motivación y todavía tienes muchas tareas atrasadas, lo que aumenta tu ansiedad, no te preocupes a continuación te entrego las tres claves para superar con éxito este desafío.

Lo primero que tienes que tener presente es que debes mirar el cierre de año, no desde la autoexigencia sino desde la autosuperación, en otras palabras, en vez de decirte a ti mismo “ahh no logré hacer esto, ni tampoco pude concretar esto otro”, pregúntate qué aprendiste y cómo puedes seguir mejorando.

Una vez teniendo claro esto, avanza hacia el primer ámbito a analizar: los resultados. Estos son la parte más tangible y concreta, como por ejemplo, si alcanzaste tus objetivos o si lograste generar ese cambio de hábito que te habías propuesto. Para esto es útil revisar la lista de compromisos que estableciste a principio de año y ponerle nota, en una escala de 1 a 5, siendo 1 que no lograste cumplir nada de aquella lista y 5 que si lograste cumplir con todo y aun así concretaste otras cosas más que fueron surgiendo en el camino. Además, puedes preguntarte si algunas de estas acciones tuvieron que cambiar y por lo tanto dejaron de tener sentido.

El segundo ámbito a tener en cuenta son: las relaciones interpersonales a nivel familiar, de trabajo y otras actividades o círculos sociales. Nuevamente evalúa con la misma escala de 1 a 5, los siguientes puntos. Sientes que quedaron conversaciones pendientes, dejaste de expresarte por miedo a perder dichas relaciones, qué tanto cuidaste y alimentaste la confianza y qué relaciones cuidaste más y cuáles menos.

A continuación, evalúa el tercer ámbito a tener en cuenta: tú mismo. Pregúntate qué tanto legitimaste tus valores y actuaste en coherencia con ellos, cómo gestionaste tus emociones, cuáles fueron los desafíos que tomaste, desde el punto de vista de tu liderazgo personal, dónde ves algún avance y qué tanto te cuidaste este año.

Una vez tengas lista tu autoevaluación, reflexiona sobre tus resultados y date cuenta qué aprendiste este año en los diferentes ámbitos. Ahora revisa tu propósito personal y ve que tienes que agregar o modificar.

Finalmente, de cara al próximo año pregúntate a qué le quieres dar prioridad, cuáles serán tus focos a nivel de resultados, de relaciones con los demás y contigo mismo, qué quieres hacer distinto y donde ves oportunidades de mejora.

¡Aún estás a tiempo de hacer tu cierre de año! recuerda que, para lograr resultados sostenibles en el tiempo, necesitas detenerte, mirar en perspectiva y redireccionar tus acciones tanto a nivel de resultados, como de la relación con otros y contigo mismo.