Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Contención emocional: Generando una diferencia significativa

Equipo Dinámicas Humanas
2 minutos

Hay dos grandes dominios de medidas que las empresas requieren tomar para contener a sus equipos en la pandemia. Por un lado, están los técnicos, que tienen que ver con protocolos de sanitización, distancia social o trazabilidad de casos, fundamentales para evitar contagios y transformar las empresas en lugares seguros.

Por otro lado, está el dominio emocional, y aquí también necesitamos impulsar medidas clave para nuestra salud mental. El cambio radical que hemos experimentado en nuestro día a día, en la manera de convivir en nuestros hogares y de trabajar en las empresas y faenas, sin habernos preparado, sumado a un ambiente de incertidumbre en los ámbitos sanitario, económico y social, nos lleva a permanecer en un estado de alarma constante. De hecho, respaldando lo anterior, numerosos estudios -como el de la Universidad de Chile- muestran que más de un 40% de la población sufrirá un impacto en su salud mental.

Lo cierto es que en este momento de crisis nuestros cuerpos se encuentran en estado de alarma, preparados para luchar o huir, por lo que es fácil caer en dinámicas agresivas y menos empáticas entre nosotros, cargándonos aún más emocionalmente. Por ello, requerimos llevar a cabo acciones concretas de contención, que permitan que nuestros cuerpos y mundos emocionales se calmen.

Los actos de contención son simples y al mismo tiempo poderosos, convirtiéndose en una herramienta muy útil en el ámbito laboral. Podemos preguntar a diario cómo se siente cada persona y escuchar empáticamente las respuestas; dar muestras de afecto hacia el otro, como llamar 1 o 2 minutos para saber cómo está una persona; o expresar buenos deseos. Estos son actos que facilitan que experimentemos confianza, nos sintamos acompañados y tratados empáticamente, emociones que generan neurotransmisores como la dopamina y la serotonina que ayudan a la modulación emocional y, por tanto, facilitan la sensación de bienestar.

Hoy tenemos la necesidad de aumentar nuestros actos de liderazgo que generan contención, mayor bienestar y ayudan a disminuir el estado de alarma; y lo más significativo es que con ellos estaremos evolucionando en nuestras empresas hacia culturas centradas en las personas, donde existan dinámicas más colaborativas, flexibles y amables que impulsen resultados más efectivos.

Columna de opinión publicada en El Diario de Atacama, lunes 13 de julio de 2020