Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Autoridad o responsabilidad

Pablo Fuenzalida
2 minutos

El Mercurio de Antofagasta | El Mercurio de Calama | El Diario de Atacama | 20 de enero, 2022

«Cómo nos comportamos y el cumplimiento de las medidas sanitarias es responsabilidad nuestra».

La pandemia nos ha desafiado a todos. Las noticias de estos últimos días nos muestran una vez más que estamos en fase expansiva, con una tasa mucho mayor de contagios. Más allá de las diferentes variantes y olas que hemos vivido, es sorprendente que las noticias respecto de las medidas de cuidado no cambien y volvamos a escuchar «es importante que los rezagados se vacunen», «eviten aglomeraciones», «usen bien las mascarillas», etc. Sin duda la comunicación es clave para incentivar las conductas que requerimos bajo este escenario sanitario, pero ¿hasta qué punto la autoridad debe hacerse cargo de la responsabilidad individual?

Ser y sentirnos responsables significa comprometernos con autonomía a hacernos cargo de responder los desafíos que, en este caso, nos impone la pandemia. La autoridad necesita enfocarse en asegurar el mejor y más efectivo despliegue en torno a la vacunación y la atención para todos. Sin embargo, no es suficiente. Cómo nos comportamos y el cumplimiento de las medidas sanitarias es responsabilidad nuestra.

Tenemos la oportunidad de transformarnos culturalmente y dar un significado positivo a la pandemia, desde al menos dos perspectivas: todos somos ciento por ciento responsables de aportar positivamente con todas las acciones que están en nuestras manos. Y, en segundo lugar, hay una responsabilidad que va más allá de las causas y de quienes han sido los causantes.

Hablamos de una responsabilidad sistémica que nos debe llevar al compromiso con la sociedad, con la empresa, con el equipo más allá de que no seamos individualmente los causantes del problema. Debemos estar todos en disposición de trabajar para lograr un objetivo común, y ser capaces de movilizar a otros en esa dirección.

Lograr responsabilidad sistémica es una transformación profunda de nuestra manera de ver y actuar. Tal como lo señaló Tomás Pérez-Acle, director del Laboratorio de Biología Computacional de la Fundación Ciencia y Vida, «vacunarse es un acto de amor hacia los otros».

Estamos en un momento crucial para nuestra sociedad y la pandemia puede ser el vehículo que nos permita aprender a sentirnos responsables sistémicamente, es decir, mirando nuestro compromiso con la sociedad, con la empresa, con el equipo, con la familia.