Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Pare, mire y escuche

Equipo Dinámicas Humanas
2 minutos

Pablo Fuenzalida, Coach y Socio Fundador de Dinámicas Humanas.

Es posible que muchas personas recordemos esta frase que veíamos en los cruces de trenes. Y es que en tiempos pasados no había siempre barrera en estos cruces y, si la había, el que estuviera arriba no era suficiente para asegurar que el tren no fuera a pasar. Por eso, la frase «pare, mire y escuche» delegaba la responsabilidad en quien iba a cruzar y no en el tren. Hacía protagonista a la persona.

En medio de esta crisis sanitaria hoy cada uno de nosotros necesitamos ser protagonistas, asumiendo la responsabilidad de aportar en la resolución de las situaciones que se nos van presentando. No olvidemos que responsabilidad es «la habilidad de responder».

Más allá de que la autoridad pertinente y las áreas responsables de las empresas estén trabajando en los protocolos para un retorno seguro; la solución pasa por los comportamientos que cada uno de nosotros de forma responsable estamos en disposición de realizar. Los protocolos son soluciones técnicas, necesarias, pero no suficientes para un desafío adaptativo que involucra aprendizajes nuevos y desaprender comportamientos que antes de la actual pandemia eran inocuos o con efectos negativos menores.

Estamos todos llamados a detenernos y mirar qué es aquello que necesitamos hacer de forma individual para contribuir a un entorno seguro donde minimicemos los riesgos.

En estos tiempos quienes ejercen liderazgo, y quieren hacerlo con éxito, necesitan movilizarse y movilizar a otros, hacia una reflexión profunda que les genere la suficiente fuerza interna para estar dispuestos a salir de la zona de confort y actuar disciplinada y comprometidamente consigo mismo, con el equipo y la organización a la que pertenecen

Es tiempo de que todos abordemos preguntas desafiantes para llegar a respuestas que involucren acciones concretas, y de actuar desde nuestra responsabilidad individual en compromiso con otros, con el propósito de salir juntos de esta situación.

A estas alturas decir que podemos transformar esta crisis en una oportunidad puede sonar a una frase cliché; sin embargo, es cierto. Vivir nuestras empresas como protagonistas y con habilidad para responder a los desafíos puede ser el inicio para evolucionar a una nueva forma de hacer empresa.