Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Realidad híbrida: Un desafío aún mayor

Equipo Dinámicas Humanas
2 minutos

Por Pablo Fuenzalida, Socio Fundador de Dinámicas Humanas

Más allá de la crisis social que se mostró con fuerza en octubre pasado y el impacto en las certezas con que vivíamos en Chile, en marzo la llegada del Covid-19 nos hizo adaptarnos -sin elección- a un entorno incierto como nunca antes. El teletrabajo en las condiciones más complejas se instaló por la fuerza.

Nos vimos obligados a aprender de la virtualidad, combinando los quehaceres domésticos con el trabajo, desafiándonos a aprender cómo re-administrar los tiempos, distribuir las tareas y acompañar a nuestros hijos en medio de un exacerbado grado de incertidumbre, lo que significó un aprendizaje continuo para todos, con la intensidad emocional de lograr sostener la nueva situación.

A estas alturas no hay quién no declare estar muy cansado. Es un cansancio que va más allá de las tareas; es emocional, ya que estamos adaptándonos y aprendiendo de forma sostenida y en un entorno amenazante en lo económico, que nos obliga a cuidar más nuestro trabajo. Es probable que muchos sintamos que lo logramos. Sin embargo, ahora se nos presenta un desafío aún mayor. Necesitaremos durante un buen tiempo convivir en una «realidad híbrida».

Dependiendo del tipo de trabajo, las decisiones de nuestra organización y la fase del plan Paso a Paso en la que estemos, variará la forma y el lugar donde ejerceremos nuestro trabajo. La situación escolar también es incierta. ¿Qué pasará con los estudiantes en casa si todos los adultos en un hogar vuelven a sus puestos de trabajo? Esta realidad híbrida requiere mayores grados de flexibilidad. Por eso, el rol de las jefaturas y el liderazgo en las empresas es hoy aún más clave. La capacidad que despleguemos para conocer a nuestros colaboradores y comprender cómo esta realidad los está impactando es central.

Necesitamos encontrar respuestas empáticas, colaborativas y flexibles como equipoNunca antes había sido tan necesario combinar los desafíos personales con los de negocio y alcanzar ambos. Para lograr salir juntos de esta coyuntura, es clave que abramos conversaciones honestas y vulnerables donde podamos expresar lo que requerimos y en las que encontremos soluciones conjuntas para experimentar qué es realmente el trabajo en equipo.

Columna de opinión publicada en El Diario de Atacama, lunes 14 de septiembre de 2020