Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Colaboración y competencia

Pablo Fuenzalida
2 minutos

El Mercurio de Antofagasta | 21 diciembre, 2022

«Necesitamos ir más allá de nuestras expectativas, más allá de nuestras fronteras y más allá de nuestro impulso para transformar nuestra mente».

En la región de Antofagasta, una localidad principalmente minera, existe la posibilidad cierta de vivir la colaboración y la competencia entre las diferentes empresas de este rubro. Suena quizás extraño, sin embargo, y tal como Jeannette Von Wolfersdorff lo indica en su libro «Capitalismo», el genuino capitalismo tiene como base la colaboración y la competencia entre los diferentes actores del mercado, e incluso entre las empresas de una misma industria.

Todos sabemos que la industria minera necesariamente debe evolucionar hacia una minería verde, es decir, una industria de triple impacto: impacto en la sociedad, en el medio ambiente y en lo económico. Esfuerzos conscientes de las diferentes empresas del sector, sobre todo en los últimos años, han apuntado a lograrlo, sin embargo, lo están haciendo cada una por separado y son mínimas las instancias de colaboración entre las diferentes empresas.

¿Cómo se potenciaría el sector si, por ejemplo, todas las empresas de la zona vieran la mejor forma de desalinizar el agua? ¿Si juntas pudieran invertir potenciándose unas a otras y sobre todo a la región? A mi parecer, estamos lejos de este tipo de colaboración.

¿Qué pasaría si potenciaran en un programa conjunto el desarrollo social de la región? He visto a empresas individualmente tomando una escuela o un sector social y logrando impactos positivos, por ello, considero que en estos dominios la colaboración potenciaría el resultado y al mismo tiempo (en el caso de las desalinizadoras) lograría un impacto aún mejor en el medio ambiente.

¿Estarán las empresas mineras abriéndose a la posibilidad de este tipo de colaboración conjunta? Hacernos la pregunta de en qué dominios vale la pena colaborar y en cuáles tiene valor competir es desafiarnos a un cambio de mindset mayor; no es solo tener triple impacto, sino lograr el mejor triple impacto posible al unir nuestros talentos, nuestras competencias y nuestros recursos, mirando a la sociedad y al medio ambiente como nuestros grandes clientes en esta nueva forma de hacer empresa.

Necesitamos ir más allá de nuestras expectativas, más allá de nuestras fronteras y más allá de nuestro impulso para transformar nuestra mente, incorporando el verdadero valor de colaborar. La pregunta que necesitamos hacernos continuamente es en qué dominios de nuestro negocio podemos colaborar para aportar más a la sociedad y al medio ambiente.

Antofagasta y la región pueden convertirse en un gran foco de impacto social, medioambiental y de transformación cultural si vemos a nuestras mineras colaborando para incrementar el bienestar de todos.