Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Liderazgo para innovar

Pablo Fuenzalida
2 minutos

El Pingüino | 13 diciembre, 2022

La Región de Magallanes tiene la clara oportunidad de convertirse en un líder innovador y aportar significativamente a la ecología mundial, ya que es una de las regiones de Chile con las condiciones óptimas para producir hidrógeno verde, considerado el combustible que hará la diferencia y será clave para alcanzar la descarbonización del planeta.

Pero nuestro estilo de liderazgo ¿facilita o dificulta la innovación?, ¿impulsará el desarrollo de esta nueva industria en Magallanes? Jeannette von Wolfersdorff, en varias exposiciones, nos ha mostrado las bondades de un capitalismo bien regulado y sobre todo centrado en la innovación; sin embargo, también nos ha enseñado que el estilo de liderazgo directivo, vertical y asimétrico, con comportamientos narcisistas, es el freno que tienen hoy las organizaciones para lograr una verdadera innovación. Si realmente queremos hacer la diferencia innovando, requerimos crear inteligencia colectiva, escucharnos desde las bases y lograr conectar a toda la organización, creando un ecosistema innovador donde todos aportemos nuestra mirada para así desafiar juntos la manera ‘habitual’ en que hemos estado haciendo las cosas. Llevo años acompañando a ejecutivos en su desarrollo y crecimiento profesional, y la diferencia ha sido marcada por quienes han tomado el liderazgo personal, es decir su autoconocimiento, como una competencia clave.

Así como escuchamos en la película del hombre araña ‘un gran poder conlleva una gran responsabilidad’, quienes están liderando las organizaciones hoy tienen una gran responsabilidad: cotidianamente reflexionar acerca de sí mismos y pedir feedback respecto al ejercicio de su liderazgo, para asegurar que su estilo sea un habilitador de la innovación y no un obstáculo. Ya lo decía Jim Collins, hace años, en su libro ‘Empresas que sobresalen’: quienes hacen la diferencia en las organizaciones que sostenidamente son exitosas son aquellos líderes que, entre otras habilidades, han logrado un autoconocimiento y trabajo personal que les permite actuar con humildad. ¡Cada persona en un puesto de poder en la organización puede hacer la diferencia! Esa diferencia nos llevará indiscutidamente a evolucionar hacia una nueva forma de hacer empresa, impulsando la innovación y contribuyendo significativamente a formas cada día más ecológicas de gestionar nuestras organizaciones, y hará la diferencia a la hora de impulsar la industria del hidrógeno verde en la región.