Comparte en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Salud mental y gestión emocional

Pablo Fuenzalida
2 minutos

El Mercurio de Antofagasta | 14 noviembre, 2022

«La gestión emocional es una habilidad de liderazgo personal y por supuesto, de liderazgo de equipos y organizaciones».

Los dos factores más relevantes que afectan la salud mental de quienes viven en la zona norte de nuestro país son el temor a ser víctima de la delincuencia (71,7%) y los cambios sociopolíticos del país (59,5%). Así lo muestra el último estudio «Termómetro de Salud Mental ACHS-UC».

Estas cifras son preocupantes y sin duda nos muestran claramente la necesidad de respuestas claras y contundentes por parte de políticos y autoridades respecto de ambos temas. Sin embargo, es evidente que las medidas en respuesta a este fenómeno no se concretará en el corto plazo; entonces ¿qué podemos hacer?

El bienestar personal no depende de factores externos, sino de cómo cada uno de nosotros administra y se gestiona respecto de los hechos externos. Aclaro desde ya que, sin duda, si la realidad externa es más amable nos da más certezas y es más fácil sentirnos bien, sin embargo, lo relevante es que aún en las peores condiciones externas, podemos sentirnos bien y esto es una buena noticia.

Uno de los dominios del bienestar es el emocional, es decir, las emociones que experimentamos. De hecho, el estrés que ha sido la fuente de los problemas de salud mental que indicamos es una emoción que tiene su origen en el miedo. Hoy la gestión emocional es la clave que nos permitirá afrontar la realidad que estamos viviendo y sentirnos bien, mientras las cosas están en proceso de cambio.

La pandemia exacerbó la intensidad emocional y nos cansó emocionalmente, porque no sabemos gestionarnos desde nuestro mundo emocional.

La gestión emocional es una habilidad de liderazgo personal y por supuesto, de liderazgo de equipos y organizaciones. Hoy las empresas tienen la posibilidad de impulsar e inspirar el aprendizaje de cómo gestionarnos emocionalmente.

Aquí es donde aparece una oportunidad en la región y sus empresas. La gestión emocional es una habilidad que se entrena y quienes ejercen liderazgo en las organizaciones tiene hoy que entrenar esta habilidad e impulsar su aprendizaje y entrenamiento en sus equipos. Todas las empresas deberían proveer programas que entreguen las herramientas para comprender nuestro mundo emocional y saber gestionarlo; con esto estaremos impactando de forma positiva, tanto a nivel de empresas como de las familias.

Todos somos responsables de bajar estas alarmantes cifras de salud mental, el Estado y los políticos asegurando que podamos vivir con bajos índices de delincuencia y estabilidad; las empresas entregando herramientas para abordar el bienestar de sus personas y cada uno de nosotros, entrenándonos con disciplina para hacernos cargo de experimentar con mayor frecuencia estados de bienestar personal.